Archivo de la categoría: puag!

Cerrado por materialismo

Este blog lleva muerto varios meses, precisamente a raíz de una nueva vida que nacerá en marzo. La razón: Me he vuelto materialista. Aún no he decidido si en el sentido marxista o chabacano del término. Ahora mi mayor interés es la comida, vicio caro donde los haya, y montar un nido medio habitable.

Salir a pasear al parque, cantar canciones de cuna, hacer de vaca lechera… El sueño de toda mujer moderna: ama de casa y mantenida.

materialista perdía

materialista perdía

Yo sé que al que se acerque por aquí le gustaría que le contase los últimos chascarrillos.

Como cuando un sociólogo experto en temas laborales y sindicalista me propuso trabajar en una investigación con condiciones miserables y de la que finalmente me excluyó porque, y cito, sería  “muy arriesgado” por mi embarazo. En concreto se trataba de hacer entrevistas, una tarea que se ha vuelto de alto riesgo con la crisis y la sinvergonzonería galopante.

O cuando se descubrió que uno de los mayores sindicatos alemanes, el DGB, que hace campaña por un salario mínimo y en contra del trabajo temporal, tiene una empresa de trabajo temporal donde paga a sus propios empleados menos de lo que reclama que el gobierno escriba en la ley. Dirán que mientras sea legal, así sus propios trabajadores se pueden afiliar a ellos mismos y reclamarles lo que les corresponde.

O tal vez querríais que os cuente la historia de un vecino vietnamita que vende tabaco de contrabando en la esquina de mi casa. El pobre chaval se pasa todo el día apostado en una esquina. Este invierno ha sido horrible y te lo veías ahí abajo con la nieve plantado esperando a sus clientes fuera del centro comercial. Esto es muy hipócrita y muy cínico. Todos saben que es ilegal, pero si se ahorran unos céntimos, pues eso que se llevan. El pobre diablo no tendrá papeles y así que sobrevive.

con lluvia, nieve, frío o calor, se pasa en esa esquina todo el día de pie

Con lluvia, nieve, frío o calor, se pasa en esa esquina todo el día de pie

En fín, que a mí me gustaría darle marcha a este blog de vez en cuando, pero estoy mu materialista. Lo mismo vuelvo algún día, hasta entonces escribo en eldiario.es de vez en cuando algunas cositas sobre Alemania y en Diagonal pa desquitarme.

Pero ahí no puedo decir palabrotas.

El blog se acaba, igual que se acabó la DDR, o que se puede acabar ahora el muro, ahora que no quieren que caiga.

¡Adiós blog! ¡Hola bebé!

Última clase de alemán / Abschlussfeier im Plattenbau

Andrea Hanna Hünniger es periodista y nació en 1984, como yo. Sólo que en la Alemania comunista. Su novela “El paraíso. Mi juventud después del muro” (“Das Paradies. Meine Jugend nach den Mauer”) no es sólo una narración deliciosa, también es un relato de los cambios que se vivieron tras el derribo del muro.

“Abajo del bloque de pisos había una guardería. Yo la dejé en 1990. Fuimos la última promoción. Después no nacieron más niños. Las familias jóvenes no querían vivir en los bloques de pisos. Desde entonces solamente vivían allí asociales. Es lo que aseguraban entonces. (…) La guardería cerró.

Dentro en una raja de la pared (se veían) en fila: animales de peluche. Tablas rotas, polvorientas, de las que una se preguntaba cómo era posible que hubiesen acabado tan rotas.

De la guardería se hizo un centro juvenil. El centro juvenil fue ocupado enseguida por neonazis.”

“In der Plattenbausiedlung gab es auch einen Kindergarten. Den verließ ich 1990. Wir waren der letzten Jahrgang. Danach wurden keine Kinder mehr geboren. Das Bild junger Familien ist ein Bild der Vergangenheit. Keine Junge Familie wollte mehr in der Platte wohnen. In der Platte wohnten ab sofort nur Assis. So hieß es jedenfalls. (…) Der Kindergarten wurde geschlossen.

Drinnen akkurat an der Wand in einer Reihe angelehnt: Plüschtiere. Kaputte, staubige Bretter, bei denen man sich fragte, wann die so kaputt hatten gehen können.

Aus den Kindergarten wurde ein Jugendzimmer. Das Jugendzimmer wurde ab sofort von Neonazis besetzt.”

Anuncios
Etiquetado , ,

Invisibles en Alemania

Instantánea de la marcha de los refugiados en Postdam camino de Berlín (FOTO: C. Negrete)

En este país hay varios grupos de personas que aparentemente pasan inadvertidos a los ojos de los alemanes-alemanes. Como si hubiera pasado un ángel. Uno de estos grupos son los refugiados. La foto de más arriba es de una marcha de protesta que ha recorrido el país y que conté con más detalle en el periódico Diagonal.

Otro grupo, éste cada vez más numeroso, son los trabajadores con salarios más bajos. Son los pobres o casi pobres que se emplean en minijobs y en trabajos en ETTs que se ven obligados a hacer trabajos muy chocantes, peligrosos y que desgastan por ná y menos. Con un reportaje sobre este asunto me estrené en eldiario.es y éstos son alemanes de cepa germánica la mayoría.

De lo que no se ha hablado hasta ahora, casi nada dentro de Alemania y nada de nada en España, es de las personas de la Unión Europea que tienen derecho a entrar y salir libremente, pero no a trabajar. Un limbo vital que lo conforman sobre todo en Alemania rumanos y búlgaros. En 2011 se mudaron 75.000 rumanos y 39.000 búlgaros, segun datos oficiales.

Por supuesto que trabajan aunque no sea legal. “En todas las ciudades alemanas hay un mercado de trabajadores ilegales”, asegura DeutschlandRadio en un reportaje. El típico manijero que recoge con el coche a los jornaleros que esperan para echar una peonada, sobre todo en la construcción o trabajos por el estilo.

La cadena pública analizaba en la emisión el mercado ilegal en Hochfeld, en Duisburg. Otro sitio es el mercadillo de Wihelmsburg en Hamburgo, según Spiegel. En su texto, el semanario asegura que allí se pueden encontrar trabajadores „libres de impuestos y sin seguro“ por 25 euros al día. Muchos duermen en sótanos que les alquilan por unos 150 euros al mes. En Múnich este punto de encuentro es en la calle Landwehr, entre la calle Goethe y la calle Stiller. Los jornaleros son explotados, no tienen derechos y cobran unos tres euros la hora.

La empresa que construye el nuevo aeropuerto de Berlín se quedó con el trasero al aire en abril, cuando la primera cadena pública alemana, DasErste, emitió un programa de investigación en el que mostraba cómo en la estación de metro de Berlín-Grünau se reunían a las 5:30 de la manana inmigrantes rumanos y búlgaros a la espera de poder trabajar ese día. Sin contratos ni mamandurrias. Poco después llegaba un autobús, y el que se conseguía montar en él, era el que conseguía trabajo ese día. Las barreras se levantaban y el autobús llenito cruzaba el área de seguridad sin mayores problemas. El área de seguridad, repito. Ni registro de mochilas, ni identificación de los trabajadores. El área de seguridad: “seguro que no pasa ná”.

Doritt Monitowski del sindicato DGB contaba además en el vídeo que poco antes de navidad se dio el caso de varias familias búlgaras que no podían volver a sus países porque los porcinos de sus jefes no les habían pagado.

La barbarie cotidiana

Clase de alemán XXIX

Mohammed Ismael nació en la capital de Sudán del Sur, Yuba. La guerra y el hambre le obligaron a emigrar de su país. Hace 9 años que llegó a Alemania y realizó su primera solicitud de asilo. Aún espera una respuesta de las autoridades. Mientras tanto, vive en un albergue destartalado para solicitantes de residencia en Berlín, ciudad de la que tiene prohibido salir. No tiene derecho a trabajar en Alemania ni a alquilar una vivienda normal.

“- ¿Y qué haces todo el tiempo?

– Buena pregunta. Esperar. Me siento por ahí en el asilo. ¿Qué puedo hacer si no? Sin dinero, sin trabajo, sin nada. ¡Es para volverse loco!”

“- Und was machst du die ganze Zeit?

– Gute Frage. Warten. Rumsitzen im Asylheim. Was kann ich sonst machen? Ohne Geld, ohne Arbeit, ohne nichts. Es ist verrückt!”

Mohammed Ismael, refugiado somalí      (FOTO: C. Negrete)

Etiquetado , , , ,

Sin pausa y con mucha prisa

Los caminos de la precariedad son inescrutables. Y así, acabé trabajando en el archivo de un hospital. Cinco horas al día marco con un rotulador simbolitos en las actas de los pacientes, en función de si éstos aprueban su digitalización o no. Sí, sí, sí, no, sí, sí, no, no…

Los primeros días me resultó apasionante descubrir el nuevo mundo de los datos hospitalarios. Las historias clínicas no se digitalizan en el mismo hospital, sino que viajan a la otra punta de Alemania, a donde las mandamos por correo. Una vez allí, los ponen en la red, donde podemos consultarlos desde Berlín. Los datos de miles y miles de pacientes dependen de una cadena muy frágil: Internet tiene que funcionar, el correo postal tiene que funcionar y el propio archivo tiene que funcionar.

Si internet no funciona, las historias clínicas no se pueden buscar tan fácilmente, pues están a kilómetros y kilómetros de Berlín. En los dos meses que trabajo ahí, ha ocurrido ya que una caja con historias clínicas se perdió en el correo. Por último, en el archivo trabajan dos personas, mientras hace poco tiempo eran doce. Una de ellas está enferma desde hace tres meses y por eso buscaron un ayudante, que soy yo… Mi jefa no puede ponerse enferma ni irse de vacaciones porque el archivo del hospital, privado y uno de los mayores de Berlín, depende en éste momento prácticamente de ella, que es el enlace entre el hospital y la digitalización de las historias de los pacientes. Yo no he recibido ninguna formación especial ni entrenamiento.

Dicho hospital fue privatizado hace aproximadamente una década, y desde entonces han despedido a un millar de trabajadores. Sin embargo, siguen ofreciendo los mismos servicios. El secreto es contratar a trabajadores temporales como yo. Para más inri, hace un par de semanas despidieron a los seis logopedas del centro y les ofrecieron contratarlos de nuevo como autónomos a mitad de precio. 

Me pregunto porqué solo me cruzo con majaretas en este país. Mi jefa no es mi jefa en realidad, porque estoy contratada por una empresa de trabajo temporal. Jefes no me faltan. Está como un cencerro, vive en un ramadán constante: No come, no bebe, no para. Los dos primeros días me aguanté como pude y al tercero le dije que yo por lo menos tenía que hacer pausas en mis cinco horas de trabajo de vez en cuando (ella trabaja ocho). Llamó a mi otra jefa y me dijo que sí, sin problema, pero que las pausas no las pagan, así que hay que cronometrarlas y quitarlas de la cuenta. 

Son unos gorrinos. No pagan las pausas, ni los días de fiesta, porque solo pagan lo que se trabaja. Encima, lo que nos dan: Viajo dos horas al centro de trabajo, donde estoy otras cinco  de lunes a viernes, y mi sueldo son 510 euros, después de pagar los impuestos. En pleno verano, con la morriña escarranchá, como se dice en mi pueblo, sin derecho a vacaciones ni dinero para permitírmelas, hace dos años que trabajo en empleos basura, y nunca he tenido derecho a vacaciones.

Por todo ello y por las sinvergonzonerías que están pasando en España, el jueves también nos manifestamos aquí en Berlín ante la sede del Instituto Cervantes, ya que la Embajada no está en el centro y se pretendía que la protesta fuese visible. Fuimos unas cien personas y una de las cuestiones que se hablaron fue la importancia de informar a los alemanes de a pie de que el “rescate” no va a parar a los españoles de a pie, sino a los bancos.

Manifestación del 15-M frente al Instituto Cervantes. Berlín, 19.07.2012

Manifestación del 15-M frente al Instituto Cervantes. Berlín, 19.07.2012

Los alemanes han sido bombardeados por la prensa con la idea de que el dinero de sus impuestos ha de ser empleado en rescatar a los países del sur que no han hecho bien los deberes. Es la estrategia del divide y vencerás.

La prisa del rescate

Clase de alemán XXVIII

A diferencia de lo que muchos de nosotros pensábamos, tras la caída del muro de Berlín, Alemania del Este quedó sumida en la ruina económica. Es decir, tras la reunificación, y no antes. Las protestas que llevaron a la caída de la Alemania comunista tuvieron sus motivos, entre los cuales no se encontraba ni el desempleo ni la ruina económica. En el libro “La deuda del oeste. ¿Qué ha aportado la República Democrática Alemana al bienestar de la República Federal de Alemania?” (“Die Schulden des Westens. Was hat die DDR zum Wohlstand der BRD beigetragen?”, en alemán) el economista Klaus Blessing compara ambos estados antes de la reunificación. Los dos tenían economías sólidas industrializadas muy similares… es su conclusión.

Tras la reunificación, sin embargo, en Alemania del Este se creó un organismo estatal, la llamada “Treuhand”, que se encargó de vender todas las empresas públicas a precio de saldo. Millones de personas se quedaron sin trabajo, una crisis en el este que aún hoy continúa. Los estados regionales del este declararon la bancarrota. ¿Os suena de algo ésto de vender las empresas públicas?

Pues atención, porque después de que la economía de la Alemania del Este estuviera completamente destruida, comenzaron los “planes de ayuda” del oeste. Creo que las conclusiones que extrae Blessing para explicar la solidaridad espontánea son una lección que nos ayuda a entender una parte del porqué de los rescates actuales. 

“¿Porqué deberían el capital alemán del oeste y la política a su servicio querer reconstruir la economía de la Alemania del Este? Tenían cuatro objetivos: Robar las propiedades de los alemanes del este, adueñarse de los clientes del este y abrir mercados, acabar con la competencia de empresas del este y captar fuerza de trabajo bien formada. Todos los objetivos fueron brillantemente alcanzados”.

“Warum sollten das westdeutsche Kapital und die ihm hörige Politik den Osten aufbauen wollen? Sie hatten vier Ziele: Den Ostdeutschen das Eigentum rauben, östliche Kunden aneignen und Märkte erschließen, ostdeutsche Konkurrenz ausschalten und gut ausgebildete Arbeitskräfte abwerben. Alle Ziele wurden glänzend erreicht.”

Etiquetado , , , , , ,

Autónomos encubiertos en Alemania

“Nuevo hostal necesita empleados para la recepción. Interesados enviar el currículum a la siguiente dirección de email.” El lugar donde se encuentra el hostal es una de las calles más turísticas de Berlín, la calle Warschauer, siempre llena de turistas, comercios y souvenirs. Suena bien. Mando mi currículum. Como hablo varios idiomas y soy joven, me llaman para hacer una entrevista.

Valorar el trabajo

Una señora porta una pancarta el 12M15M en Berlín: “Valorar de nuevo el trabajo, acabar con la tiranía del beneficio”. (Foto: C. Negrete)

Me recibe una mujer de mediana edad de buen ver, rubia, muy delgada y estresada. Me muestra el hostal, que está compuesto por tres edificios diferentes conectados entre sí, con unas doscientas camas. En la recepción se sienta una chica italiana de unos 22 un tanto autista que me dirije un “mmm” por saludo. Para todo el hostal solamente hay una persona en la recepción. Es mi día de prueba, es decir, probamos cómo trabajo pero no recibo nada a cambio.

Esto de la “prueba” se puede prolongar durante varios días, y en trabajos más pesados, sin que el candidato huela si quiera unos eurillos. Una vez estuve haciendo la “prueba” de descargar un pedido de botellas de agua y zumo en una conocida cadena de herboristerías. Mis compañeros de piso dicen que es “normal”, porque así el posible empleador puede verte en acción. 

La señorita Pepis me muestra los cuartos, los manojos de llaves, los pasillos. Tengo que hacer una ronda por las habitaciones que aún no han chequeado la salida y descubrir porqué. Mientras toco con el nudillo y abro acto seguido, pienso en el desayuno y en lo bien que lo vomitaría si me encuentro a alguien en alguno de los cuartos agonizando. Porqué pienso algo así no es explicable, tal vez es el ambiente asfixiante de unos pasillos largos con puertas y más puertas a derecha e izquierda.

“Tenemos turnos de doce horas. Si trabajas seis días a la semana al final del mes son unos 1.400 euros. Eso sí, tienes que darte de alta como autónomo.” Pepis gesticula con sus manos y sonríe como buena vendedora. Estas condiciones son ilegales. Uno no puede darse de alta de autónomo y trabajar para una sola empresa a tiempo completo, ya que la legislación alemana lo prohíbe. Por eso, esta empresa, y otras muchas, está registrada como dos o más empresas diferentes, y los trabajadores emiten facturas a nombre de las diferentes compañías.

Si eres autónomo, además, has de pagar tú mismo la sanidad, los impuestos, el seguro del paro y el de jubilación. Total, que con una jornada de 12 horas seis días a la semana unx al final es mileurista. Y todavía hay que pagar alquiler y comida.

Por supuesto nada de vacaciones o bonus de nocturnidad, éso es basura burguesa.

Genial. Luego vas y lo cascas. Hasta la vista.

Autónomo vs. Autonome

Clase de alemán XXVII

La palabra “autónomo” en alemán es muy diferente al español: “selbständig“. Sin embargo, también existe la palabra “Autonome“, que en el diccionario está recogida como autónomo también. Esta última se utiliza para denominar a los grupos anarquistas o antisistema que tratan de construir una alternativa autónoma o independiente al sistema capitalista.

Etiquetado , , , , ,

A la calle, madre, yo voy también

A veces las historias necesitan su tiempo y es una pena contarlas a medias por pura incontinencia. Acá va un trabajo que estuve haciendo en 2010 un par de meses: vender periódicos, tabaco y revistas en un kiosco.

En realidad, no tengo de qué quejarme. Además de poder ojear la prensa gratis en el trabajo, tenía el privilegio y la osadía, al contrario de mis compañeros, de tener un contrato. Es para imaginárselo. Una lista de derechos y oblicaciones firmadas y selladas en un papel con validez legal… casi un matrimonio. Ya no quedan románticos.

Yo me empeñé en que me hiciesen un contrato, aunque fuera de minijob, y después de mucho porfiar, me lo hicieron. Pagaban 6,5€ la hora y algunos de los trabajadores, sobre todo los que tenían familia a cargo, trabajaban a veces dos turnos seguidos de ocho horas.

Su contrato eran las “normas”, recogidas en un alemán lleno de faltas de ortografías, fotocopiadas, plastificadas y pegadas encima del mostrador. Entre manchas de café y otros churretes variados se leía, por ejemplo, que las sanciones por llegar 10 minutos tarde o por no hacer todas las tareas encomendadas suponían recibir 10€ menos al final del mes cada vez que se incumpliesen las normas… Cuando pagaban al final del mes.

Quienes primero tenían que cobrar eran los proveedores. El chico que traía el tabaco era el que peor llevaba lo de los pagos irregulares. El resto del personal lo tomaba como algo natural. Las dos veces que me pagaron mi sueldo tuve que esperar unos 15 días para poder cobrar. Cuando por fin me pagaban, salía con la sensación de haber robado un banco, con el fajo de billetes en el bolsillo y deseando llegar a casa sin que cualquier desalmado me asaltase por el camino.

Las vacaciones del jefe y de su señora, por el contrario, no se aplazaron. 

Vacaciones pagadas, días pagados por enfermedad, cotización para una pensión el día de mañana… ¡anticuadas paparruchas!

Kiosko en Berlín. Foto: simplifica (Flickr)

Kiosko en Berlín. Foto: simplifica (Flickr)

Podría pensarse que tuve mala suerte, que estoy gafada del todo, que no doy una y que atraigo a todos lxs explotadores de la ciudad. Pues en diciembre hubo una campaña sobre este tema de las condiciones laborales de los dependientes de kiosco y al parecer estas prácticas están más extendidas de lo que mi mente paranoica pueda imaginar.

El sindicato anarquista FAU asegura que hay muy pocas denuncias de afectados por este sistema cuasi-esclavista en los kioscos. Yo sé muy bien porqué: Porque la mayoría no tienen muchas otras opciones de trabajo y tienen otros seres humanos a su cargo. Pero también porque muchos no tienen papeles. Encima tienen que estar contentos de tener un trabajo, el que sea. Uno de estos trabajadores, que durante años aguantó miserables condiciones laborales, se envalentonó y denunció al jefe con la ayuda de este sindicato. Y ha ganado la batalla.

Por cierto, es muy divertido que la mayoría de kioscos pertenecen a turcos-alemanes de segunda o tercera generación. Las relaciones de explotación no conocen de nacionalidades.

Incontinencia callejera

Clase de alemán XXVI

En Alemania hay una asociación de periodistas de investigación, Netzwerkrecherche, que publica folletos, dan conferencias y conectan a periodistas que se dedican a ir más allá de las apariencias y hacen investigaciones más profundas. Esta moda de investigar le ha llegado muy al fondo, ya que ella misma tuvo en 2011 tuvo un escándalo monetario.

En su cuadernillo “Camuflados. Reporteros en misiones secretas” (en alemán, “Undercover. Reporter in Verdeckter Einsatz”), entrevistan a varios colegas que han destapado casos muy diferentes y llama la atención que hay algo que los entrevistados repiten y que Gerhard Kromschröder resume a la perfección.

Este periodista se hizo pasar por turco antes que el famoso Günter Wallraff y se camufló durante años en la escena neonazi. Una de sus investigaciones más famosas la hizo como basurero. Arrojando sin control en una decena de vertederos alemanes basura que podría ser tóxica, no encontró mayor problema a pesar de que las instalaciones no estaban preparadas para ese tipo de desechos.

Su respuesta a porqué no hay más historias investigativas, con la que coinciden varios colegas, entre otros factores, es que:

“Se buca en Google un tema y ya se cree tenerlo todo. Faltan las ganas de salir febrilmente a la calle y confrontarse con la vida verdadera y ver las cosas in situ”

“Man googlet ein Thema und meint es schon in der Kiste zu haben. Es fehlt die Lust, fiebern rauszugehen und mit dem echten Leben zu tun zu haben und sich vor Ort Dinge anzugucken.”

Etiquetado , , ,

Tiempo de dejar de ser cateta

El chico que recoje la basura en el sótano del edificio se llama Markus. Desde hace más de dos semanas lleva el mismo chándal negro y el mismo gorro de lana desgastado. Es muy simpático, porque sólo nos conocemos de hola y adiós.

Le comenté que estoy pensando dejar este trabajo y que esta semana ya he empezado a buscar otra cosa, en parte por lo mal que nos tratan (cuento estas penurias, pero no soy masoquista), en parte porque no estoy de acuerdo en trabajar para una empresa como ésta, en la que se da una explotación tan rampante. Somos esclavos del dinero, no de este jefe.

Markus me miró sin inmutarse y me dijo “No me extraña, desde noviembre ya sois diez las personas que habéis pasado por aquí. Todos se marchan. Esa empresa es una caja registradora. Se dedican a colocar gente para cobrar los 1.000 euros que da el servicio nacional de empleo por contratar a un parado, pero al mes o incluso antes, se marchan o son despedidos.”

De los colegas que empezaron en la escuela no queda ninguno, cada día llega gente nueva, muchos de ellos van allí a trabajar un día “de prueba”. La prueba es doblar la espalda cinco o seis horas sin cobrar nada y al final del día, desgraciadamente, siempre se han decidido por otro trabajador.

Está llegando la hora de decir adiós a la fregona, al menos en esta empresa. Si mi próximo trabajo es de periodista, me dedicaré a informar lo mejor que pueda. Pero como creo que no caerá esa breva porque los árboles están más que secos por la crisis, volveré con otras historias de otros trabajos precarios.

No todo es quejarse: Alemania alardea de su economía bollante, pero los alemanes han perdido poder adquisitivo sin frenos en las últimas décadas. Ahora, no se lo pierdan, en una semana en que piden a Grecia quitar el pan de la mesa para pagar los tanques que Alemania les ha vendido, la ministra alemana de trabajo Úrsula von der Leyen asegura que los salarios aquí tienen que aumentar para que todos puedan beneficiarse de la buena coyuntura económica.

Ajo y agua para Grecia, Irlanda, Portugal, España… Por no hablar de Hungría, Rumanía y los otros desastres de los que me olvido tan amenudo centrada en mi micro-cosmos hispanoalemán.

La fregona pueblerina

Clase de alemán XXIII

Una buena bofetada me dió el sábado la película Mort à vendre (Muerte a la venta) de Faouizi Bensaídi: Un thriller marroquí que me recordó lo cateta que soy, por no haber ido nunca a Marruecos y desconocer esa realidad que está a pocos kilómetros de donde nací. Muestra un Tetuán que no me había imaginado dentro de mis prejuicios.

Ay, la Berlinale.

Os traduzco el primer párrafo de la crítica de Frédéric Jaeger para critic.de:

A asesinos a sueldo y a películas de serie B recuerda su título. Mort à vendre es un retrato generacional marroquí, que tiene menos que ver con las producciones actuales que con una película de los setenta de Federico Fellini. Al director Faouzi Bensaïdi le interesan los elementos del crimen y las rupturas con la ley. Comienza con una salida de la cárcel y termina con una persecución. Entre medio dibuja el día a día de tres jóvenes tunantes en la pequena ciudad del norte de Marruecos Tetuán.

Etiquetado , , ,

Buena educación para los buenos

Los alemanes son por lo general muy educados. Hablar de usted es una obligación si uno quiere integrarse en esta sociedad. Las frases en condicional forman parte de la vida diaria: “¿Podría regalarle un poco de agua en su vaso señora?”, pregunta una camarera a una clienta. “¿Sería tan amable de decirme la hora?”, pregunta una pasajera a otra en la estación.

Hay un submundo en el que no se habla de usted y se tutea desde el primer minuto. La primera vez que me  espetaron: “Cuando acabes ahí, ven aquí y haz esto y esto”, pensé que no estaban hablando conmigo. “Oye, que te estoy hablando a tí, ¿no escuchas o qué?”

Fue como si se cayese el telón de repente. La farsa de la educación al descubierto. Reinas y princesas, adelante majestades. Lumpen y otros despojos sociales moved el culo, la primera puerta a la derecha.

No me extraña que haya gente, como la otra limpiadora del gimnasio, con derecho a recibir ayudas públicas que las desprecien. Lejos de tratarse de un acto de honestidad social, como observadora he podido comprobar que se trata más bien de esquivar la discriminación social a que están sometidos los de abajo. Un ejemplo de ello es el llamado “Berliner Pass”, que es un carnet de pobre con el que te hacen descuentos en muchos sitios y te ponen cara de “otro que vive del cuento de papá estado”.

Mejor dos trabajos, pensarán, aunque ninguno te dé para vivir: Uno de cada diez alemanes redondea sus ingresos con un segundo trabajo, según datos de la agencia nacional de empleo alemana.

Madame Fregona Mejoramundos

Clase de alemán XXII

Malina es la única novela de la poeta Ingeborg Bachmann. Un proyecto que dejó sin acabar, de su trilogía “Todesarten”, que significa “Formas de morir”. En el siguiente diálogo la protagonista se dirije a su amante, un hombre de finanzas:

¡Acabo de descubrir como podría cambiar el mundo!

¿Qué? ¿ Tú también? ¿La  sociedad, las relaciones? Eso debe ser hoy en día la competición más ardua.

¿Realmente no te interesa lo que he inventado?

Hoy seguro que no, seguro que tienes una inspiración muy fuerte y a los inventores no se les debería molestar cuando trabajan.

Gerade habe ich erfunden, wie ich die Welt doch noch verändern kann!

Was? du auch? die Gesellschaft, die Verhältnisse? das muß ja heutzutage der reinste Wettbewerb sein.

Interessiert es dich wirklich nicht, was ich erfinde?

Heute bestimmt nicht, du wirdst wohl eine mächtige Eingebung haben, und Erfinder soll man nicht bei der Arbeit stören.

Etiquetado , , ,

Hasta el carnet de identidad

Por ahora estoy trabajando en el gimnasio. Me paso el día limpiando el suelo de los lavabos, viendo cuerpos trabajados, desnudos y mojados de todas las berlinesas premium que se pueden permitir los precios de vértigo del establecimiento. Buscaban una mujer para este trabajo, claro, como si ninguna mujer se sintiese sexualmente atraída por esos cuerpos esculturales. 

Un gimnasio femenino… me imagino que hay que demostrarlo con el documento de identidad. Si no, podría presentarse cualquier día una mujer con sorpresa entre las piernas, y eso no lo aceptarían las recatadas deportistas. Primero tendrían que operarse.

En Alemania no hay que esterilizarse para cambiar de género como en Suecia, pero las asociaciones de intersexuales (lo que antes se llamaba hermafroditismo) se quejan de que tras el nacimiento y siendo aún bebés son operadxs. Desde hace dos décadas, afectad@s por esta práctica denuncian en la justicia alemana que se sienten castrados, sin resultado hasta el momento. Uno de cada mil peques en Alemania nace con características de mujer y de hombre. El parlamento va a tomar postura al respecto en breve.

Me he tenido que acordar del colegio donde estaba. Tenía los clásicos letreritos clasistas de género, chica y chico. Pero no os perdáis lo que ponía en el de los chicos: “El mejor lugar para esconderse de las chicas”, dice el joven pintado mas abajo. Esto es algo trascendental, cada unx sacará sus propias conclusiones.

La fregona transgénero

Clase de alemán XX

La investigadora Elke Amberg publicó en 2011 un estudio con el título “¡Guapas! ¡Fuertes! ¡Libres! Cómo (no) se informa sobre lesbianas en la prensa” (en alemán, “Schön! Stark! Frei! – Wie Lesben in der Presse (nicht) dargestellt werden.) El periódico taz la entrevistó y ésta que sigue fue la primera respuesta:

“Las lesbianas no son mencionadas en la prensa, no aparecen como grupo social. Son citadas en muy pocas ocasiones y no están casi nunca en el centro de un texto. La información sobre homosexuales está dominada por hombres gays.”

“Lesben werden in der Presse nicht benannt, sie kommen als gesellschaftliche Gruppe also nicht vor. Sie werden selten zitiert und stehen fast nie im Mittelpunkt eines Textes. Die Berichterstattung über Homosexuelle dominieren schwule Männer.”

Etiquetado , , , ,

La jefa de todo esto

“Cuando yo empecé, no te imaginas las horas que eché sin cobrar.” “No me mires con esa cara de idiota.” Estas y otras lindezas nos suelta nuestro jefe. Estamos pensando denunciarlo porque no nos quiere pagar las horas extra y por mobbing.

Mejor mil jefes que ni uno solo, se deben estar diciendo por el contrario a sí mismos los trabajadores de las filiales de droguerías Schlecker. En los últimos cuatro meses de 2011 cerró 800 filiales, mientras que en enero y febrero van a cerrar otras 600 más. Unas 3.000 personas se van al paro.

Como en el mundo de los ciegos, en nuestra escuela los tres que nos defendemos con el alemán estamos inevitablemente por encima de los otros que no hablan palabra. Que además son extranjeros sin formación y que no conocen las leyes alemanas, y creen no tener otra opción que aguantar a semejantes mamarrachos.

Mi compañera de trabajo y yo bromeamos a menudo de que en nuestra escuela hay más jefes que empleados. A veces viene uno y nos muestra cómo hemos de coger la fregona, otras veces viene otro que nos asegura que trabajamos muy despacio. Un día vino la mujer del jefe (de uno de ellos) y dijo que estaba todo muy sucio. La cuestión es que quieren que trabajemos unas dos horas gratis al día.

Mañana vamos a ir todos juntos a buscar otro trabajo.

La fregona acosada

Clase de alemán XIII

Tener un trabajo en el que te toman el pelo, y encima te llaman idiota abiertamente, o no tener ningún trabajo. Como en la novela de Leonard Frank “Tres de tres millones” (“Von drei Millionen drei”), cuyo título se refiere a tres millones de parados y se ambienta en los cuarenta. Narra la historia de tres de ellos que se echan a rodar por el mundo en busca de un destino mejor, acosados por el paro. Por el camino aparte de pasar hambre y penalidades, de vez en cuando se echan unas risas:

“Estupendo sería una nueva profesión. Seríamos los primeros que podríamos ejercitarla, porque claro, por supuesto, para eso la habríamos descubierto nosotros”.

“Größartig wäre das, so ein neuer Beruf. Wir wären die ersten, die ihn ausüben können, natürgemäß, weil wir ihn ja entdeckt haben”.

Etiquetado , , , ,

Por mí y por todos…

ESPECIAL CONFERENCIA ROSA LUXEMBURGO

“Cambiemos el mundo”

Me decidí este finde a ir a la conferencia Rosa Luxemburgo, a pesar de la respuesta a mi pregunta sobre qué queréis leer. La historia de Lili queda prometida…

Lo hice sobre todo para arreglar el mundo y de paso buscarme un trabajo mejor. Como cuando jugábamos al escondite: por mí y por todos mis compañeros, pero por mí primero.

No fui la única. El día de la conferencia, el sábado, y la manifestación del domingo en honor a Rosa Luxemburgo y Karl Liebnecht también otrxs muchos hicieron su agosto: partidos, periódicos, ONGs, panaderos.

En la conferencia pude charlar con Agostinho Lopes, miembro de la comisión económica del partido comunista portugués. Me contó muchísimas cosas que están pasando en Portugal a causa de la crisis, los recortes y el rescate.

Le pregunté qué opinaba sobre el decrecimiento y creo que no me entendió. Le volví a preguntar y me volvió a contestar que él cree que la economía de Portugal no puede seguir teniendo un crecimiento negativo y que sin crecimiento no se podrá pagar la deuda. Como buena besuga, volví a preguntarle y me limité a anotar su análisis y crítica de la economía portuguesa, ya que la pregunta sobre el decrecimiento quedó sin ser respondida. 

El resto de la conferencia fueron disputas teóricas y alguna presentación interesante, sobre todo de los invitados de Túnez y del movimiento de los campesinos sin tierra de Brasil. Después hubo música y mojitos, que no falte de nah, todo sea para cambiar el mundo.

Al día siguiente, antes de ir a la manifestación en memoria por los dos comunistas, pregunté a mis compañeros de piso si querían venir y me contestaron: ¿pero tú has visto que gente va allí? Eso es un hervidero de estalinistas. 

Salgo a la calle. Una señora mayor espera el autobús. Hace frío, digo yo. Sí, a ver si llega ya el tranvía, responde ella. Le digo que soy periodista, que voy a hacer un reportage sobre la manifestación por Rosa Luxemburgo y Karl Liebnecht y me contesta entusiasmada: “Vaya, no sabía que se celebraba. Me parece muy bien. En la DDR nos iba mucho mejor.”

Le contesto que creo que había algún que otro problemilla con la libertad y me responde que “hoy tenemos la libertad de irnos de vacaciones a donde queramos, pero no tenemos dinero, ¿qué libertad es ésa entonces?

Sigo mi camino. La manifestación salió de la Avenida de Frankfurt. Esta calle antes se llamaba “Avenida de Stalin”, me imagino que lo de Frankfurt lo hicieron con recochineo. Banderas, internacional en alemán incluida, y flores para los mátires. Por desgracia, me perdí el mítico rifirafe entre estalinistas y troskistas, a quienes hubo que separar por lo visto.

Allí me encontré a Juanlu, un andaluz que había venido expresamente desde Zúrich con un palo y la bandera andaluza amarrada en él. Está afiliado al Sindicato Andaluz de los Trabajadores y me explicó que la estrella roja en la bandera “simboliza la lucha de la clase obrera”.

La fregona revolucionaria

Clase de alemán X

Primer párrafo del apartado “Wertung”, que significa “valoración”, del documento de la Oficina para la Protección de la Democracia, lo que vendría a ser el Centro Nacional de Inteligencia espanol, sobre la manifestación:

“La manifestación por la memoria de Liebnecht y Luxemburgo tiene desde siempre un alto valor simbólico para los extremistas de izquierda alemanes en sus diferentes graduaciones. Sin embargo,  puede entenderse como un reflejo de defensa antifascista ante los intentos de provocación de la extrema derechas, aunque que al final no pasa de un número bajo de participantes.”

Etiquetado , , , , ,